Masajes post quirúrgico y drenaje linfático

Estos masajes son indicados después de la lipo-escultura, tummy tuck o mamoplastia, así como también en liposucción de papada, brazos, piernas. Se busca eliminar líquidos que suelen acumularse y endurecer dando lugar a una fibrosis (“bolitas” que se forman aproximadamente de una a dos semanas después de la cirugía). Además, mejoran la circulación, disminuyen el edema y trabajan sobre la textura de la piel para una mejor cicatrización.

Cada vez más habitual la pregunta: ¿Son convenientes los masajes después de una cirugía estética? Nuestra respuesta es un Sí rotundo.

El drenaje linfático es un masaje específico y suave destinado a liberar los tejidos de la inflamación. Cuando un paciente se somete a cualquier tipo de cirugía se produce una inflamación secundaria al trabajo quirúrgico que se realiza en la zona. El drenaje linfático es la terapia que facilita y acelera la desaparición del líquido acumulado en los tejidos.

El masaje que realizamos es una combinación de varias modalidades, como deep masaje localizado, swedish y drenaje linfático, esta técnica acompañada de ultrasonido que ayudara al proceso inflamatorio y los masajes ayudan a eliminar la fibrosis y líquidos retenidos.

Es importante que las personas que se sometan a cualquier cirugía estética, sean consientes la importancia de este tratamiento para tener un buen resultado de la operación a la que fue sometida. Se recomienda empezar la primera semana después de cirugía mínimo 12 sesiones, de una hora u hora y media dependiendo de la condición del paciente.

Otros tratamientos:

Eliminación de grumos post lipoescultura y liposucción

Eliminación total de la celulitis

Perfil facial en mejillas, papada y cuello

Aclaramiento de manchas oscuras en la piel

Reafirmación de la flacidez corporal

Levantamiento de glúteos

Levantamiento de bustos

Atenuación de las arrugas del rostro

Tratamientos para el stress y la migraña